martes, 19 de agosto de 2008

En San Diego.

En una semana perdí clases y tareas; pero gané los abrazos y las sonrisas que en ocho años no tuve.







Llevé a San Diego la mitad de mi corazón y cuatro maletas:

¡He regresado con el corazón completo!

Publicar un comentario