sábado, 6 de septiembre de 2008

VINO-ANÁLISIS




Borracha
Ahogada hasta las uñas
Vomité la vida

Mi mundo giro al revés
Y en algún momento
Ya tenía ocho años

Reí
Bailé
Y lloré como una escuincla

El monstruo regresó
Tuve frío
Hambre
Y ganas de estar muerta

La noche fue unas fauces oscuras
El hedor, salía de mi propia boca
Fumé entonces.

Tanto viento
Garganta rota
Y mi voz apenas
Se sumó a los gruñidos

Una copa más

El vino es más cierto que Freud
Publicar un comentario