miércoles, 8 de octubre de 2008

Soy



Soy ésa a la que el espejo ya no mira de frente

Soy el pecado que asoma a través de mis costillas y mis tacones raspados


Soy la que camina descalza bajo el crujir de alfombras baratas

La que todos miran mojándose los labios

Pestañeando las formas en que han de verme de cerca


Diletante de cosas pasadas y huecas

Mientras aletean sobre mi cuerpo mil cuervos


Soy la perfección de la soledad pausada

De las deshoras, del ayuno y las madrugadas.


Soy la turbulencia que se calma cuando toca tierra antigua

Esa tierra de siempre que me aprisiona entre sus tumbas.


Soy el oropel que se compra en una esquina

El billete falso, el golpe seco

Soy la que tiene a todos

La que tiene nada

Cuando el cuarto está alumbrado.

Publicar un comentario