viernes, 6 de febrero de 2009

Cosa de elegir



Dejé todo lo que había construido una tarde de julio. Empresa, profesión, una rutina cómoda y hasta mis tacones de Zara que tanto me elevaban.
¡Todo!
Decidí enfrentar mi destino.
¿Qué cosa no? Ahora soy como ese perro que cruza la calzada de Tlalpan a las seis de la mañana...
Publicar un comentario