viernes, 7 de febrero de 2014

Piedras al abismo



Mi trabajo es lanzar piedras al abismo 
y esperar a que algún condenado las coseche.
Piedras lunares, extraídas de mis otros cuerpos,
de vidas encarnadas de tantos siglos;
piedras cáusticas que laceran la membrana 
que divide lo que fui y sólo intuyo
con lo que ahora soy…

He sabido de gente golpeada por ellas.
Mis piedras colmadas de amorosa ironía,
de palabras intrínsecas, indómitas presencias.
Piedras a veces huecas. 
Que flotan 
por ríos que se bifurcan. 

Mi trabajo es contenerlas.
Contenderlas unas con otras.
Las mías con las tuyas.
Lanzarlas al abismo 
y esperar a que algún condenado
como yo, las coseche…

Publicar un comentario